News Corp y otros holdings piden que Google sea divido.

News Corp, la empresa de medios del magnate Rupert Murdoch, y dueña de medios escritos como The Wall Street Journal, The Sun, The Times y The Sunday Times, y audiovisuales como Sky, sigue en la lucha contra Google que mantiene desde hace años, pero esta vez ha ido más allá. La compañía ha pedido a la Comisión Australiana de la Competencia y del Consumidor (ACCC), el máximo organismo vigilante de la competencia en el país (como nuestra CNMC) que divida en dos a Google, o al menos a Google Search, la parte de búsquedas, y a la división de publicidad, que es la que aporta más ingresos.

Antes de que News Corp registrara la petición el primero de marzo de 2018, la ACCC ya había emitido un informe en diciembre, en el que la Comisión ya expresaba su preocupación por la influencia que manejan Facebook y Google sobre la industria de medios del país. “El poder de mercado ostentado por Facebook y Google ha tenido un impacto devastador sobre los medios australianos“, afirmó Rod Sims, el máximo mandatario del regulador australiano.

La ACCC tiene un proceso abierto en este sentido, y lanzará un informe final sobre el asunto en junio. Antes, durante esta semana, acepta peticiones de compañías de medios y tecnológicas de cara a tomar la decisión. Sin embargo, el mayor problema para Google, Facebook y otras está lejos de Australia. Y no es la Unión Europea, como otras veces.

Esta ocasión, la mayor enemiga de los gigantes tecnológicos se llama Elisabet Warren, es senadora demócrata por Massachusetts y candidata de cara a las elecciones presidenciales de 2020, y una de sus medidas estrellas es dividir las grandes tecnológicas, según repasa en una publicación propia en Medium. Defiende que a día de hoy “las grandes compañías tecnológicas tienen demasiado poder: sobre la economía, la sociedad y la democracia.”

Además de todo esto, expresa preocupación por cómo, gracias a una, afirma, posición dominante tras haber comprado competidores o utilizar las plataformas propias, Amazon, copiando los artículos que pequeños fabricantes venden en Amazon con éxito, o Google, favoreciendo sus puntuaciones de restaurantes frente a las de Yelp, socavan la competencia junto a otros grandes, algo que ha llevado a que “la cantidad de nuevas empresas tecnológicas se desplome, haya menos startups, y las primeras rondas de estas hayan disminuido un 22% desde 2012”.

 

googlediv